2014-06-24

Hamburg

Hamburgo no es un lugar al que sea fácil llegar. Tiene aeropuerto, puerto, estación de tren (la de la imagen, para mas señas) y multiples conexiones por carretera y, sin embargo, no resulta fácil llegar. Tiene uno la sensación de estar atravesando un pequeño bosque para llegar a la zona donde el rio hace un meandro, que nos espera para bañarnos.  La primera impresión no es especialmente buena, tampoco especialmente mala, y sin embargo no resulta neutra. Todo resulta muy predecible, como si nada estuviese fuera de su sitio y esto hace que se sienta uno cómo en seguida para, poco a poco descubrir que se trata de una ciudad luminosa, a la que el clima le hace burla en cuanto tiene ocasión. Una ciudad marinera sin mar, de cuerpo alegre y alma melancólica, un sitio para, sin tener que aislarte del mundo, poder desconectar. Resulta intrigante que, con los ligeros aires que se da con Estocolmo, culinariamente tenga puntos de encuentro (como las salsas para el pescado) y puntos distantes como las espectaculares carnes de Ternera completamente desnudas de aliño. Hamburgo sabe bien. Incluso en la cafetería del lugar donde he estado trabajando, la comida era de primera. Tras las varias visitas a Hamburgo, que no tienen retorno previsto, se me ha quedado una sensación de ... no se cuando ni como, pero seguro que volveremos a vernos. Hasta pronto si nos vemos.

2013-11-04

Truth Happens

Te propongo un pequeño reto. Intenta ver este video sin pensar en quien lo ha hecho, completamente fuera del contexto del software, solo centrándote en lo que dice, en su contenido en el mensaje que alberga. Intenta sustituir "Linux" por otras ideas, otras metas, por otros referentes. Una pequeña "cata a ciegas" de ideas ... luego, cuéntame que te parece.

2013-10-31

Los ojos del tiempo

... y pasó el invierno y la primavera. Y pasó el verano. Llegó el otoño y, como la contracorriente es mi estilo de vida, espero retomar las fuerzas cuando las hojas caen. Como los ojos del Guadiana, hay una parte del rio de los acontecimientos que ha quedado bajo la superficie. Mucho ha pasado en estos meses y pretendo recuperarlo en esta bitácora.
La austeridad se nota también en el tiempo. No hay tiempo para nada, como diría Bárbara, no me da la vida. Todo se sucede con una velocidad que apenas da tiempo a disfrutarla. Como quien conduce, ir demasiado rápido hace que tus ojos solo vean carretera, y así, no se puede disfrutar del paisaje.
He de tomar aliento, ganar pausa y asentarme en mi paciencia. He de respirar y pensar, que en el fondo son lo mismo. Y he de poder encontar los pequeños momentos de reflexión que me gusta plasmar aqui. Veremos si lo consigo.

2013-04-11

Del invierno

Casi un año ha pasado desde que publicase por última vez un artículo en este blog. Un año intenso, casi frenético, en el que los cambios se agolpaban en mi puerta pasaban por mi vida como hojas al viento. Mucho ha pasado y mucho queda por pasar. Hubo una racha dura a finales de 2012, seguida de un invierno muy largo, climático y personal. He pasado a ver amigos despidiendo a alguien querido en el tanatorio más veces de las que quisiera, y visitado a gente querida en en hospital más de lo que me gustaría. He pasado mucho tiempo lejos de los míos y, a veces, como ausente. Pero, la primavera lucha por quitarme el blanco y frio manto y, me da la impresión, que lo está consiguiendo. ¿Comenzamos el deshielo?.

2012-04-18

Ti Vitoria

Mi abuela, conocida en el pueblo como "la Ti Vitoria", era una persona peculiar. (Lo de "Ti" es una especie de grado que tienen los abuelos en mi pueblo). Sonriente y asertiva, pero con un genio capaz de tumbar a un gigante. Pequeña y fina, como la sardina, que le gustaba decir, pero dura como un clavo oxidado, de los que antes pierden la cabeza que dejarse sacar de la madera en la que habitan.
De mi Abuela aprendí a jugar fuerte pero dejar las mejores cartas para el momento clave. A que la impaciencia, según y como, podía ser una virtud. A entender que rendirse no es una opción y que cuando no puedes más, "se hace un poder". A no dejarme "engatusar", que los envoltorios más bonitos, no siempre traen regalos. Y sobre todo, a ver que toda moneda tiene una cara y, aunque no se la veamos, también tiene una cruz.
Varias veces oímos decir a distintos médicos, "de esta noche no pasa" y siempre pasaba, salia y se recuperaba. Hasta que, este año, una serie de complicaciones fueron haciendo mella sobre ella y, en abril, se nos fue. Aun recuerdo la llamada de mi hermana diciéndomelo. No me lo podía creer, era poco menos que imposible, tuve que preguntarle "¿de verdad?", como si aquello fuese reversible. Y, conociendo a la Abuela, me hubiese esperado que, con su genio, hubiese espantado a la mismísima muerte.
Quería haber escrito de ello antes, pero no supe como. Y tampoco era capaz de escribir otra cosa sin haber escrito esta. Y ahora, volviendo a Madrid para estar con mi familia, me acuerdo de ella. Abuela, te echo de menos. 
Hay mucho más de ti en mi de lo que me pensaba, y has tenido que irte para que me diese cuenta. Abuela, te seguiré echando de menos, mucho tiempo.

2012-03-12

I am Red Hat!

Ya lo dice el eslogan: Yo soy Red Hat. La atípica senda profesional que he tenido a bien seguir me ha traido hasta aquí. Y es que, tanto va el cántaro a la fuente del software libre que, al final se compró un bono-bus (hoy en día sería un bono-metro pero, esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión).
Desde el año 1995 en el que un gran tipo, un filólogo hispánico llamado Miguel, me presto unos disquetes con Slackware para que me los copiara, se abrieron para mí las puertas de los sistemas abiertos, el software libre y, más concretamente de Linux; sin posibilidad de retorno. Desde aquel momento he ido descubriendo las bondades y dificultades que trae consigo este entorno, esta forma de trabajo; sus capacidades técnicas y sus posibilidades estratégicas. Allí donde he ido he sido "el tipo de Linux" ... seamos sinceros, he sido "el pesado de Linux", incluso cuando usaba FreeBSD. Tras todos esto años, veia Red Hat como algo inalcanzable una especie de olimpo de seres místicos que desarrollaban, implementaban y gestionaban sistemas de información con el poder de su mente como entes inmateriales que existen en otro plano y que, como una bandada de pájaros, vuelan unos con otros de un modo misteriosamente ordenado.
Sin embargo, "el día menos pensado" me encontré con una vacante y, tras leerla cuidadosamente llegué, casi de forma inmediata, a la conclusión de que mi perfil encajaba con lo que se pedía. Añádasele a ello una dosis de interés extra por tratarse algo que me entusiasma. 5 entrevistas después, en un proceso de selección de los mejor pensados y llevados en los que haya participado; y tras una espera que se me hizo bastante larga, pasé a ser parte de Red Hat. No he encontrado ningún ser místico aquí, pero si un conjunto de personas excepcionales. Ahora, a lograr estar a la altura. ¡A por ello!.

2012-02-21

À bientôt SICPA.

Desde marzo de 2010 y hasta diciembre de 2012 he trabajado para una empresa de lo más curiosa: SICPA. Un lugar que tiene mucho más de lo que pueda parecer a simple vista. Un sitio donde la discrección y el buen hacer van de la mano, quedando el primero de puertas a fuera y el segundo de puertas adentro. Una empresa donde la evolución y el ir un paso por delante no es un lujo, sino una necesidad. Como en otras ocasiones, he hecho buenas amistades, he conocido a gente interesante y he podido hacer cosas con las que he disfrutado. Me ha aportado mucho ya que en esta ocasión el trabajo se hacia de un modo al que no estaba acostumbrado: de forma callada, serena, y casi íntima. Aqui he aprendido a ser más sereno, a pensar más y mostrar menos, a usar la pausa y el silencio como otro medio de medir los tiempos. Muchas gracias por todo, y que os vaya muy bien en el futuro.

2012-02-20

Even more changes ...

Aún mas cambios. Ha pasado un cierto tiempo desde que escribí en este blog. Solo he logrado un par de respiros para incluir un par de incisos.
El más importante, la llegada de mi hijo. Algo que ha puesto las cosas patas arriba, de una manera muy graciosa. Nos tiene agotados pero felices y, sinceramente, me alegro mucho de estar viviendo esta experiencia.
Otro inciso, menor en improtancia, pero significativo fue la grabación, a trompicones, del disco de mi grupo. Fueron momentos intensos en los que sacamos tiempo y ganas de donde no las había y logramos, con la ayuda de Alberto, sacar esta primera versión de nuestros temas.
Pero, no se vayan todavía, aun hay más. Sigan atentos a la onda.