2006-12-03

Volando Voy ... (II)

Chicago tiene una diferencia horaría con Madrid de 7 horas menos, con lo que tras 10 horas de vuelo llegamos con retraso a las 15:10 hora local (22:10 hora Madrid). Eso me pasa por vacilarle al "Amoricano" con lo del avión europeo. Tuve suerte con la compañía del avión, una pareja de Puerto Riqueños residentes en Dallas de cierta edad que venían de ver Madrid encantados de la comida, el lugar, la cultura y mil cosas más ... (estos vuelven). Paso por la zona de inmigración, control, recojo el equipaje y me dirijo a la aduana. Paso el control aduanero sin problemas.

Dado que mi billete de Chicago a San Diego salía a las 15:20 y ya eran más de las 16:00, necesito que me cambién el billete. En la cola me encuentro con un matrimonio madrileño de lo más entrañable. No hablaban inglés y les habían dicho que alguien de Iberia les ayudaría. Me dan billete para salir a las 20:00 hora local (3:00 hora Madrid) y a continuación hago de intérprete para la pareja de madrileños (que majos, me recuedan a mis padres). Vamos hacia la zona de embarque de nuevo y otro control. Es curioso, en la tarjeta de embarque me habíab marcado "SSSS" para pasar un control de seguridad especial. Pues bien, tras quitarte los zapatos, te pasan el equipaje de mano y los zapatos en 5 bandejas por rayos X, te llevan a detrás de un biombo de cristal, donde te sobetea un tipo las piernas brazos y espalda, te pasa un detector de metales de mano y por último lo más interesante ... Saca un trapito de una máquina (parecía un espectrofotómetro), lo pasa por el portátil lo mete en la máquina y le da al botón. Coje el trapito lo pasa por el abrigo, máquina, botón. Repite el proceso con la mochila. Curioso ¿no?.
Tras el control y como me sobra tiempo acompaño a los madrileños hasta la puerta de embarque y luego me voy a la mía.

El Wifi del aeropuerto de Chicago es también de pago, eso si, puedes ver desde el portátil y por la cara el estado de los vuelos ... Eso no está mal, a falta de pan buenas son tortas. En ese momento me acuerdo de las palabras de C.G.: "esto es como en la mili, tienes que ir una comida y una meada por delante" asi que, al baño y después a por un Big Mac. No me va el McDonalds, pero estando en su casa, que menos que probarlo. Para quien le toque, es igual de malo que en Madrid, puedes ahorrártelo.

Por fin sale el avión hacia San Diego, a tiempo ...

No hay comentarios: