2007-10-04

Alfa 156

Hay diseños que me gustan de principio fin. Uno de ellos es el del Alfa Romeo 156, un coche que me gustó desde el momento en que pisó la calle. El hecho es que me gusta más que los sustitutos posteriores y los anteriores entre otras cosas porque está lleno de buenas ideas plasmadas en grandes detalles.

Ya al poco de su nacimiento fue reconocido como Coche del Año en España 1998. Primogénito, dentro de Alfa Romeo, de un gran diseñador Walter de Silva.

En un coche lleno de ideas y vacío de cosas superfluas. En su frontal se comienzan a distinguir los detalles que lo hacen especial. El biscione se enmarca en un escudo que divide el frontal en dos desplazando la matrícula hacia el lateral. La matrícula, que necesitó una homologación especial en España, se recoge hacia un lateral haciendose más pequeña para dejar protagonismo a la calandra. El frontal con el escudo hasta e bien entrado el parachoques, los "bigotes" que dibujan las entradas de aire bien bajos bajos y los faros casi saliendose por el lateral dle dan una imágen de fuerza sin recurrir a grandes volúmenes.

En el lateral se ve como el tirador de la puerta delantera asoma, con todo el estilo y aspecto de los coches antiguos, sin embargo, y para darle un aspecto más ligero, la manilla de la puerta trasera se oculta en la esquina de la ventanilla. La sensación de ligereza, fluidez y armonía cautiva.

Se enmarca todo en unos nervios marcados sobre las ruedas que dan continuidad y velocidad. Ruedas que cuantan con una batalla ni corta ni larga, entre cómoda y ágil. El maletero se alarga lo justo, sacrificando en parte la capacidad.

La trasera levanta los pilotos que se engarzan contra la chapa y, con formas biseladas y angulosas, dividen la parte superior. La parte inferior la recoge el parachoques, sencillo recto y adecuado que sujeta la matrícula con discrección.

Un coche equilibrado sencillo y hecho con mucho gusto.
Un diseño de ayer para siempre.

4 comentarios:

Elena dijo...

Nada.. pues ya sabes, te compras el alfa 156 y le regalas el ibiza a tu hermanita del alma... jejeje.
Besitos.

Elena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

He leído el Blog. Soy propietario de un Alfa 156 2.0 TS del año 2000 y lo compré por los mismos comentarios apostillados en esta página... guerra.. si que da algo de guerra la mecánica (variador, MAF, mariposa,...) parecido a otros autos del estilo, pero lo pienso tener hasta que el coche cumpla 25 años.... ya es un clásico.

fernando rainusso dijo...

exelente auto y muy lindo, me gusta mucho, voy a comprarme uno en poco tiempo, ya estoy buscandolo