2007-07-23

El Hipódromo


Me arrastrarón, lo confieso. Me gustan los saraos y el jolgorio pero no me llamaba la atención ir al hipódromo. Sin embargo, me deje convencer. Allá fuimos los cuatro, un jueves de julio, a ver correr, sudar y luchar a los que probablemente sean uno de los animales más bonitos del planeta.

45 caballos de carreras tenían prevista su participación, al final 43 lograron participar y solo 5, ganar. Me resultó mucho más emocionante de lo esperado y algo más caro. ¿Como va a ir uno al Hipódromo de la Zarzuela y no apostar?. Asi que, al paddock los 4 a ver pasear a los caballos a menos de un metro. Increibles, preciosos, autenticos atletas equinos con pelaje brillante y más personalidad de la que me hubiese imaginado. Podia notar la adrenalina de algunos, y ver si iban tranquilos, nerviosos o simplemente excitados. Yo lo notaba pero Mausi lo sentía. Comentabamos y corriamos a la ventanilla de apuestas a jugar un par de euros en favor de nuestras sensaciones.


Me gustó la sensación pero, parece que se me dan mejor las máquinas o las personas que los caballos ... solo logré ganar una apuesta. Me falló "Piccolo Mix" y casi gana "Viajenelicotero" ... pero fue "Saphira" la que me dio la alegría.

Lo que parecia que serían dos horas interminables, pasaron volando entre risas, gritos, carreras y algarabía. Aún tendré que invitar a algo a quien me arrastró al hipódromo.

No hay comentarios: