2010-02-06

De La Rosa ...


... está de vuelta en las pistas. Admiro su paciencia y su tesón. Admiro esa forma delicada y tremendamente agresiva con la que traza las curvas, como un estilete. Me facinan sus enormes conocimientos sobre formula uno. Conoce cada bache de cada circuito, estima cada kilogramo de combustible de cada coche, parece no escaparsele ni un solo detalle de todo lo que pasa dentro y alrededor de la pista. Lleva años demostrando ser un piloto de gran talento, trabajador, concienzudo y sin oportunidades. Alguien que no solo merecia pilotar sino que la competicion perdia algo sin él en pista.
Este año, por fin, estara en un equipo, en un gran equipo: Sauber. El patrón, Peter Sauber, no es ningún novato en la F1, y por su pasado, el voto de confianza en lo que hace, es más que obligatorio. El nuevo equipo puede resultar muy competitivo y me alegraré por cada punto que consiga. Será interesante seguir al equipo con los dos números más altos de la parrilla, antaño reservados para los irreductibles Minardi. Ya me veo siguiendo en la tele al 27 por todos los circuitos.
Solo me queda enviar dos deseos para De La Rosa: que no ocurra como en Jaguar y que ojála gane más de un Gran Premio.





¡Adelante Pedro!, para mi tu eres el número 1.

2010-02-01

Die Frauenkirche



Die Frauenkirche. Según a quien preguntes es "la iglesia de nuestra señora" o "la iglesia de las mujeres". Lo que si está claro es que está en Dresde, Alemania y que su reconstrucción es todo un prodigio de ingeniería. Fue derruida durante los bombardeos que sufio la ciudad en 1945 y sus ruinas se mantuvieron intáctas como recordatorio de la guerra hasta que en 1989 una carta abierta de Günter Voigt al obispo supuso el punto de apoyo que la iglesia necesitaba para su reconstrucción. Para ello se procuró mantener la mayor parte de las piedras originales, que en la imagen se diferencian por ser mucho más oscuras, y que supusieron cerca del 43% del total. Tuve la posibilidad de ver la iglesia en recostrucción en 2003 y desde entonces he estado esperando a verla finalizada. Un deseo cumplido.