2010-10-05

Los Castaños Milenarios de Sanabria

... el primer domingo de octubre, me decía a mi mismo, el primer domingo de octubre, me repetía. Han sido más de diez años en los que el primer domingo de octubre volaba, se derramaba entre mis dedos y corría alejándose de mi sin que me diese cuenta. El primer domingo de octubre se celebra en Otero de Sanabria la romería de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de Sanabria, aunque todo el mundo la conoce por el fantástico Pulpo que se come en ella. De hecho, la frase habitual para convocar a los amigos a esta romería no es "¿Vamos a los Remedios?" no, claro que no, la frase es "¿Vamos a comer El Pulpo?", así, con mayúsculas.
Este año por fin, me pegué el primer domingo de octubre con cinta adhesiva a la última de mis neuronas, y convencía a mi mujer y a un par de amigos para ir a comer El Pulpo. Aprovechando que mis padres estaban en la comarca, hice uso de sus conocimientos sobre el terreno y fuimos a visitar una de esas pequeñas joyas que se ocultan entre los montes. Al norte de la comarca, cerca del lugar donde Sanabria pasa a ser León, viven los árboles más parecidos a los Ents que puedas ver. Son Castaños Milenarios, aunque algún centenario jovenzuelo se cuele entre ellos. Son árboles cuyos troncos giran sobre si mismos, algunos huecos, otros divididos y los más afortunados macizos. Las ramas parecen brazos y las hojas una densa cabellera que cae con desparpajo. Son grandes hasta hacerte pequeño y ,tranquilos y firmes como el paso del tiempo. Basta respirar un par de veces bajo sus copas para sentir la paz que transmiten, para que se olvide lo nimio, para sentir, no solo los pies aún más cerca del suelo, aún más cerca de la tierra.