2010-11-03

Lausanne

Últimamente he tenido la ocasión de visitar Lausanne (o Lausana según su exónimo en español), una pequeña ciudad suiza ubicada en el cantón de Vaud a la orilla del lago Lemán. Es discreta y amigable; sencilla y sobre todo, muy confortable. Tiene el encanto de quien se conoce bien y sabe cuales son sus puntos fuertes. Se la conoce por muchos pequeños detalles, como ser la capital olímpica, o por estar ubicada justo enfrente de Évian-les-Bains, centro de producción y exportación de agua mineral. La orografía es cuando menos traviesa, ya que de norte a sur, cuando no subes, bajas; pero de este a oeste parece ser todo llano. Es como si se volcase irremisiblemente hacia el lago, hundiéndose bajo sus pies.
Fruto de esto el metro es casi un funicular, y en una de sus paradas más importantes "Le Flon", la salida cuenta con un ascensor de tres alturas. Es coqueta y se arregla para las visitas. Detalles como la alfombra verde que sirve de tejado a una estación, la veleta del puerto con forma de C, sus calles, su restaurada catedral o la parada de tren muestran que tiene carácter y le gusta gustar.
A mi, desde luego, me ha gustado.

No hay comentarios: