2010-11-21

Pe-Co

Según terminaba el frío invierno de 1969, abría las puertas un pequeño restaurante en las afueras de Madrid, en el barrio de Cuatro Caminos. Un pequeño negocio familiar dirigido por Miguel y Victoriana que traía el saber hacer de las tierras zamoranas a lo que terminaría siendo el corazón de Madrid, y probablemente su barrio más castizo. Sencillez, honradez y buenos alimentos eran la base del hacer diario de un establecimiento que, afortunadamente, cerró sus puertas en Octubre de 2010. Digo afortunadamente porque el motivo del cierre ha sido la jubilación de sus jefes quienes, tras más de 40 años trabajando, se merecían un descanso. Para mi, "el hijo de los jefes", ha sido otro cambio más dentro de este agitado y bonito año.
Mas que el sustento, era mi casa, y algunos clientes, más que clientes eran casi como familia. Me alegro de haber sido parte del Pe-Co y, de la merecida jubilación de los jefes, pero lo echaré mucho de menos.

No hay comentarios: